Seguridad en Campamentos de Montaña

 Si eres un monitor y vas a salir a la montaña con un grupo de chicos/as, ten en cuenta los siguientes consejos.

Planifica:

Escoge una actividad en la que no pongas a límite tu experiencia personal en montaña: ten en cuenta que puede que tengas que saber responder a situaciones imprevistas.

Una vez escogida la actividad, haz un reconocimiento del terreno pocas semanas antes de recorrerlo con el grupo: asegúrate que no hay cambios en puntos conflictivos (puentes, refugios) y que la señalización o el trazado no han variado desde la última vez que estuviste en él.

Valora el grupo de chicos/as al completo.

Ten en cuenta que el ritmo del grupo lo marcará siempre el más lento: elabora una previsión horaria lo más real posible.

Estudia alternativas y elabora un horario fraccionado que te permita tomar decisiones acertadas a medida que realizas la actividad.

Ten en cuenta que la alta montaña suele conservar neveros o heleros hasta bien entrado el verano: si vuestra ruta se va a mover por encima de los 2.500m, infórmate en la zona sobre el estado de la misma.

Informa correctamente a los chicos/as del material que van a necesitar: una vez en el campamento, lo que se haya quedado en casa de poco servirá.

Prepara el material de seguridad que debes llevar como responsable de grupo.

Deja aviso del recorrido y los horarios previstos en el campamento.

Consulta la previsión meteorológica para los días que tengas previsto salir. Si es necesario, cambia el calendario de la actividad.

Planifica la actividad con los chicos/as: será una forma de involucrarlos en las decisiones y de que aprendan a salir al monte.

Durante la Excursión:

Revisa el material de los chicos/as antes de salir (ropa de abrigo, protección contra el sol, calzado cómodo, agua y comida, etc..). Valora su idoneidad para la actividad que piensas realizar.

Mantén la atención en la meteorología: aunque la previsión sea buena, en montaña el tiempo puede cambiar de forma brusca en pocas horas: observa el cielo y las señales.

Muévete siempre que puedas en grupos pequeños. Si todo el campamento va al mismo destino, planifica dos o tres puntos de reencuentro en el camino. No hagas grupos por capacidades físicas: el mejor aprendizaje es el de esperar al compañero.

Valora continuamente que el grupo va sobre el horario previsto y que los chicos/as están disfrutando. Utiliza las alternativas que habías planificado si lo consideras conveniente.

Siempre que puedas, confirma al final de cada jornada que las cosas han salido bien.

No olvides que para muchos chicos y chicas su primer contacto con la montaña será éste y de lo grata que disfrute la experiencia querrán o no repetir. Los monitores no deben olvidar que estarán formando a los montañeros de mañana, y que de sus buenas acciones y maneras sacarán los jóvenes la experiencia para regresar a la montaña y hacerlo de la forma más segura posible.